LIMINAR

Una noche el amor tendió sus alas.
En sus alas Basoalto empezó
a vivir. Una niña dulce había
venido de lejos, de la estación
de las uvas, del lugar de los sueños.

Su pelo trenzado como agua era.
Luz de sus ojos solía salir.
Todos querían mirarla y besarla
oír de cerca sus labios inciertos
voces confusas y augurios decir.

¡ Crepúsculo en la noche del jardín !
Por ella, por la clara Iyaddalí,
Basoalto de amor embriagaría,
rondaría la urbe en frenesí.

DIÁLOGO

Basoalto

Cuando tus pies pisaron este suelo
se abrió mi diario inédito de sueños
y sorprendidos estos ojos ciegos
vieron la luz tocar el corazón.

Iyaddalí

Ligera de atavíos y equipaje
sin norte en tierra extraña descendí,
con el ayer que lleva todo viaje,
la nostalgia cubriéndome la piel.

Basoalto

Tristeza más profunda que el océano.
Tu piel de ocre teñida por el sol.
Te vi llegar sutil como la ola
altiva y presurosa por seguir.

Iyaddalí

Mi amor es un adiós en otra boca.
Es un río que fluye en otro abrazo.
Semilla esparcida sobre el campo.
Vengo de amores y surcos lejanos.

Basoalto

Dueña de la luz, siembras una luna
en cada esquina oscura, en todo acto.
Avivas el letargo de las horas.
Pronto amanece al paso de tus pasos.

Iyaddalí

Por ti parece hablar un caracol.
Se nuevo río que no agota nunca.
Mi oído desea…

No hay comentarios: